Comunidad Mapuche recupera territorio ancestral en Panguipulli (video)

El sábado primero de marzo de 2014, la comunidad realizó la entrada definitiva a un sitio usurpado de 25 hás y que era de propiedad de Fernando Léniz, ex ministro de la dictadura militar y presidente honorario de la CORMA, ex gerente general y presidente del directorio de El Mercurio, quien falleciera el 25 de septiembre de 2013.

Por El Puelche

Tras una larga lucha de casi 14 años, la comunidad recupera este espacio ancestral a pesar de ofrecimientos de predios alternativos, con el fin de trabajarlo para la vida y el futuro de las nuevas generaciones.

Me dicen que la bandada de treiles que ahora revolotea por la pampa verde con el Volcán Villarrica de fondo estuvo muy atenta a la ceremonia, aquí en Chauquén alto, un sector de Panguipulli, comuna de la Región de Los Ríos.

La comunidad Santiago Curinao hacía la definitiva recuperación de 25 hectáreas de origen ancestral esa mañana tras casi 14 años de lucha por su recuperación. Este espacio tenía carácter de emblemático, ya que este espacio territorial era ocupado por Fernando Léniz, ex ministro de economía de la dictadura militar entre 1973 y  1975,  ex gerente general y presidente del directorio de El Mercurio, y presidente honorario de la Corporación de la Madera CORMA, así como gerente de varias empresas como CMPC, ENDESA y SAAM de la Sudamericana de Vapores. Este empresario falleció el 25 de septiembre de 2013. Era, por lo tanto, un predio emblemático dada la connotación de figura pública conservadora de Léniz.

La comunidad Santiago Curinao realizó la entrada a un sitio usurpado de 25 hás y que era propiedad  de Fernando Léniz, ex ministro de la dictadura militar y presidente honorario de la CORMA y ex gerente general y presidente del  directorio de el Mercurio. Tras una larga lucha de casi 14 años, la comunidad recupera este espacio ancestral a pesar de ofrecimientos de predios alternativos,  con el fin de trabajarlo para la vida y el futuro de las nuevas generaciones. El estado y las administraciones de Lagos, Bachelet y la actual Piñera habían desconocido las reclamaciones de esta comunidad,  la que se resolvió con el fallecimiento del empresario en septiembre de 2013.

Era finales de 1999 cuando las comunidades mapunche de Panguipulli desarrollaron ocupaciones pacíficas de predios ancestrales usurpados con el fin de iniciar un proceso de recuperación de territorio. Estas movilizaciones se produjeron a finales del gobierno de Eduardo  Frei e inicio del Gobierno de Lagos, y durante este último se creó el fondo de tierras para institucionalizar la devolución de territorio mapuche como una manera de aplacar las necesidades de las comunidades por recuperar sus territorios ancestrales, al mismo tiempo que el Estado de Chile pedía un Crédito al BID y desarrollaba el ahora desprestigiado programa Orígenes, que iba destinado a palear necesidades directas de las comunidades, pero no restitución de tierras.

Cabe destacar que la Coordinación de Comunidades Mapuche en conflicto de Panguipulli, que agrupaba a más de 15 comunidades que reivindicaban tierras, sufrió una fuerte represión tanto en la figura de Jaime Alegría, uno de sus portavoces principales,  quien recibió una golpiza en las proximidades de su casa y luego fue detenido. Así como la criminalización y montaje judicial a varios de sus integrantes, respecto a un extraño incendió que afectó la Casa de Fernando Léniz y a supuestas agresiones a efectivos policiales, que significó una pena de prisión nocturna por 61 días para un dirigente de la  Comunidad Santiago Curinao.

La represión no pudo con estas comunidades ni menos con el espíritu de las comunidad Santiago Curinao. “ Este proceso ha durado varios años, y hasta hora se ha recuperado lo que se ve. Nos encontramos muy contentos,  ya que vamos a tener algo donde trabajar en varios rubros”, nos explica Don Virginio Huichiman.

Ese sábado primero de marzo después de la ceremonia, el sol iluminó toda la tarde el conversar y el compartir  que se celebró bajo un antiguo árbol de tilo en la pampa de Chauquén Alto, Panguipulli. Los niños y niñas jugaban y corrían por la pampa, mientras el volcán Villarrica se cubría con una enorme nube blanca. Los peñis y lamgen conversaban de los últimos años, de sus luchas y  de los desafíos, en medio del derecho conquistado a vivir en paz y a compartir los frutos colectivos  del trabajo en la tierra. Así mismo, como los treiles que reunidos como en asamblea en la pampa, revolotean cantan y saludan al sol en medio de la tarde. Un poco más acá la bandera azul y la bandera mapuche plantadas en el rewe, juegan con el viento del sur.

Panguipulli Comunidad Santiago Curinao recupera territorio

Anuncios